Si has visitado alguna vez un taller de reparaciones de coches, habrás podido ver una plataforma sobre la que se elevan vehículos a una altura considerable para que se puedan reparar por debajo fácilmente. La máquina que permite elevarlos es una prensa hidráulica.

La prensa hidráulica es una máquina capaz de generar una fuerza elevada aplicando sobre ella una fuerza relativamente pequeña. Su funcionamiento se basa en el Principio de Pascal estudiado en el apartado anterior.

Se componen de un depósito de gran resistencia que posee dos aberturas, una de superficie mayor (S1) y otra de menor (S2). Dicho depósito se rellena con un fluido como puede ser aceite o incluso agua y en cada abertura se sitúa un émbolo. Al grande lo llamaremos E1 y al pequeño E2.

Si se aplica una fuerza sobre el émbolo pequeño E2, introduciéndolo en el recipiente, la presión se transmite íntegramente a todo el líquido, haciendo que el émbolo grande E1 ascienda con una fuerza mayor que la aplicada en S2. Pero... ¿Por qué?

Si llamamos P1 a la presión del émbolo E1 y P2 al émbolo de E2, como la presión se transmite de igual forma en todos los puntos del fluido, se cumple que P1 = P2, o lo que es lo mismo:

F1S1=F2S2 F1=F2·S1S2

Si te das cuenta, la fuerza del émbolo grande, será la del pequeño pero amplificada una cantidad equivalente al cociente de ambas superficies.

Al igual que este principio se utiliza para levantar vehículos, también se usa en los sistemas de frenos (al pisar al pedal, se aplica una fuerza mayor a las ruedas para que disminuyan su velocidad) o incluso para prensar materiales con poco esfuerzo.

Experimenta y Aprende
 
Prensa hidráulica

En la figura se muestra una prensa hidráulica. Arrastra el deslizador para cambiar el valor de la fuerza que se aplica en el émbolo pequeño (F2) y observa como se crea una fuerza (F1) de mayor intesidad en el émbolo de mayor superficie.

Si arrastras los deslizadores de ambas superficies puedes ver como cambia el valor de F1. Si haces que el émbolo sobre el que se aplica la fuerza F2, sea mayor que el embolo de F1, obtendremos el efecto contrario, es decir una fuerza de menor intensidad.

Comprueba en cualquier caso, que:

F1=F2·S1S2

Y ahora... ¡Ponte a prueba!

Ficha de apartados relacionados

El apartado no se encuentra disponible en otros niveles educativos.