Las fuerzas surgen a partir de las interacciones entre los cuerpos y en general no les gusta andar solas por la vida. Esto es así principalmente porque cuando un cuerpo A interactúa con otro B, aplicando una fuerza sobre él, el cuerpo B ejercerá también una fuerza sobre A, de igual módulo y dirección aunque de sentido contrario.

Por lo tanto, cada interacción lleva asociada una pareja de fuerzas, que no se anulan entre sí porque actúan cada una en un cuerpo distinto. Si esto último no fuese así, por ejemplo el billar no existiría, porque cada vez que golpeasemos una bola esta no se movería.

Cada interacción da lugar a dos fuerzas. Cuando el hombre de la figura empuja la caja, está ejerciendo una fuerza sobre ella y por contra, la caja ejerce una fuerza sobre él de igual módulo y dirección aunque en sentido contrario.  Es importante que sepas que una actúa sobre la caja y otra sobre el hombre, en caso contrario se anularían y al no existir fuerza nunca podría desplazarla. ¿Te imaginas que no pudiesemos desplazar nada?

Tipos de Interacciones

De forma general, podemos distinguir dos tipos de interacciones:

  • Por contacto. Las fuerzas surgen al ponerse en contacto dos o más cuerpos. Por ejemplo, un choque.
  • A distancia. Los cuerpos aunque no están en contacto ejercen una fuerza sobre los otros. Por ejemplo, la fuerza de atracción de un imán hacia algo metálico.

Y ahora... ¡Ponte a prueba!

Ficha de apartados relacionados

Este mismo apartado se encuentra desarrollado en otros niveles educativos. Si sus contenidos no se ajustan al nivel que buscas, prueba a visitar: