El físico, matemático y astrónomo Inglés Sir Isaac Newton (1642-1727), basándose en los estudios de Galileo y Descartes, resumió en tres leyes las relaciones existentes entre las fuerzas y sus efectos dinámicos.

A lo largo de este apartado vamos a estudiar la segunda de la tres leyes: la Segunda Ley de Newton o Principio Fundamental.

Principio Fundamental

Como hemos visto en apartados anteriores, las fuerzas son capaces de producir cambios en el movimiento de los cuerpos. Por otro lado, sabemos que la aceleración es una magnitud que refleja precisamente estos cambios. Por tanto, las fuerzas son las causas de la aceleración

Tras realizar una serie de experimentos, se comprobó que:

  • Si se aplica la misma fuerza a cuerpos con distinta masa, se consiguen aceleraciones diferentes.
  • La fuerza es directamente proporcional a la aceleración que experimenta el cuerpo, y la constante de proporcionalidad del cuerpo utilizado corresponde con su masa.

Si la fuerza resultante que se aplica a un cuerpo no es nula, este experimentará un cambio en su estado de reposo o de movimiento, o lo que es lo mismo, experimentará una aceleración.

La ecuación que relaciona este fenómeno recibe el nombre de ecuación fundamental de la dinámica o segundo principio de Newton y se expresa de la siguiente forma:

F=m·a

De aquí podemos deducir que si no se aplica ninguna fuerza a un cuerpo o la resultante de las fuerzas aplicadas es 0, no existe aceleración, o lo que es lo mismo, si un cuerpo no tiene aceleración, sobre el cuerpo no actúa ninguna fuerza o la resultante es 0.

Y ahora... ¡Ponte a prueba!

Ficha de apartados relacionados

Este mismo apartado se encuentra desarrollado en otros niveles educativos. Si sus contenidos no se ajustan al nivel que buscas, prueba a visitar: